Archivo por meses: mayo 2015

Opinión de Corriente Calida por Martin Sosa

Mi experiencia comunitaria fue excepcional, significo un gran aprendizaje en mi existencia.

Al principio parecía cansador, pero con el pasar de los días lo fui disfrutando cada vez más y pude entender lo importante de la labor que estaba realizando,

¡ Que hermoso el trabajo en equipo!  el amor y el cuidado de los colaboradores de Cristina Sánchez y la Fundación Corriente Calida Humanística con los cuales tuve el orgullo de compartir esta vivencia humanitaria preciosa.

Voy a llevar en mi a cada persona que conocí en  el Comedor “Sagrado Corazón de Jesús”,  Fue algo único e inigualable.

Mi Visión de Vida es colaborar con lugares necesitados de trabajo comunitario donde la ayuda es requerida.

Ahora valoro mucho más el significado del trabajo en conjunto y la calidez en el trato, comprendo claramente que las acciones necesarias para lograr una meta son posibles, aunque esto signifique renunciar a aquellas cosas que considere innecesarias.

Corriente Calida segun Matias Roman

 

A coninuación compartimos la Experiencia Comunitaria de un colaborador de la Fundación Corriente Calida Humanística en el comedor Sagrado Corazón de Jesús de Morón, Pcia. de Buenos Aires.

Mi experiencia fue muy linda y muy significativa.

No sabía cuál sería mi tarea en el lugar, no sabía que podía hacer para colaborar. Pensé en cooperar con cosas materiales, pero me di cuenta que lo que realmente necesitaba la gente era comunicarse y charlar de sus vidas.

En ese instante recordé las palabras de Cristina Sánchez y confié en ella.

Realmente, hoy, estoy convencido que mi tarea fue ir a dar amor.

Fue una experiencia que me dejó muchas enseñanzas, como valorar, colaborar, compartir, agradecer, comprometerme con las personas que allí se encontraban y con las actividades que se planificaban semana a semana por la Fundación.

Elizabeth opina sobre Corriente Calida

Testimonio experiencia comunitaria de Elizabeth Ranos

 

Yo ya había tenido experiencias comunitarias antes, pero como lo viví ahora nunca. El hecho de hacer trabajo comunitario a la par de estar haciendo un trabajo personal y un movimiento interno lo hace completamente diferente, como si fuera la primera vez.

Estar con las emociones a flor de piel, y el corazón abierto te vuelve mas sensible, mas perceptivo y conciente de las situaciones y necesidades de los demás.

Muchas veces no son necesarias las palabras para entender al otro. La vivencia fue valiosa porque fui con la idea de dar todo y sin esperar nada a cambio la vuelta fue mayor. Fui a ayudar pero me terminaron ayudando a mí. Todo lo vivido le dio un sentido nuevo y hermoso a mis fines de semana: con tan solo unas horas me llenaban completamente el día.

Te das cuenta de que lo que para vos es simple de hacer, al otro le genera un beneficio tan grande, que sentís el placer de hacer mucho más por esa persona. Son cosas y acciones que uno tiene que hacer dejando la cabeza fuera, donde las palabras quedan cortas para describir lo mucho que se crece y se cosecha.

Muchas gracias a Cristina Sánchez y a la Fundación Corriente Calida Humanística por darle nuevamente un sentido a mi vida, por devolverme la espontaneidad del momento a momento.

Muchas veces sentí que quería ayudar, pero sola no iba a lograr nada, no iba a cambiar el mundo. Por eso, aprendí a trabajar en equipo, a pedir ayuda, a ayudar y escuchar y así es que mi Visión de Vida es mucho mejor.

Uniendo las manos y  las fuerzas, realmente se logran cambios en cada uno de nosotros haciendo una diferencia en la vida de los demás.

Aprendí que es mucho más hermoso llegar a la meta acompañado que solo, que abrir el corazón a los demás es bueno y que con amor todo se puede.