Más información sobre Corriente Calida

Ser solidario a través del cristianismo es una opción humana. Significa adherirse a una causa, ser responsables por obligaciones contraídas, ponerse en acción a las órdenes y necesidades del otro.

Comprometerse con más personas a una acción solidaria significa unirse a ellos. Buscar que se pongan en el mismo lugar de quienes la padecen.  En el querer ayudar, no negarse a servir al otro. Hacer propia la desgracia ajena para comprender la intensidad del sufrimiento de las personas.

Ser solidario es una exigencia natural del ser humano. Nuestra consciencia nos lo exige. Es ético y moral.

No podemos darnos el lujo de vivir una vida plena si nuestro semejante no la tiene. Tampoco debemos tomarlo como generosidad nuestra, sino una propia parte de nuestro ser quiere hacerlo.

Pensemos que muchos dependen de nosotros y que si bien somos solidarios quizás lo somos muy esporádicamente

Debemos obligarnos a ayudar de forma más frecuente, al fin y al cabo, nuestra actitud para con los demás nos hará sentir mejores personas.

El mundo necesita de nosotros y nuestra función de colaborar también consta en  hacer tomar conciencia a otros a que lo sean

Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para atender las necesidades del otro como si fuesen propias.

A continuación les dejo un video donde claramente en la fundación corriente calida se realizan estas acciones constantemente. Para visualizar el video clickee en http://www.youtube.com/watch?v=aN9aAM7DFoM

Necesitamos con urgencia hacer comprender a todos los miembros de nuestra sociedad, que la solidaridad está ligada al grado de conciencia que tengamos sobre la vida misma

No pensemos que es solo realizable en las personas con dinero o poderosos ya que el poder cambia permanentemente de mano. Hoy son ellos, mañana nosotros.

Las formas de actuar en la solidaridad son desde lo cultural social y humana y debe llegar a todos los niveles de la sociedad.

Cuantas veces nos sentimos bien luego de una pequeña acción solidaria? Solamente ese hecho nos debe enorgullecer y alentar a seguir en la misma línea de ayuda? NO! Es mucho más que eso! Es ser auténtico con uno mismo, es nuestra relación de compromiso con los demás, es una conciencia social. Una realidad…

Tenemos que saber que tenemos nuestra libre voluntad y capacidad de amar, de darnos a otros seres por los que otros seres son, de identificar e interpretar sus necesidades como propias y atenderlas según las urgencias que vayan sucediéndose.

El prójimo es el reflejo de nuestra verdadera identidad. Mientras no lo entendamos de ese modo jamás comprenderemos lo que es el sentido de compartir o la compasión por el otro

Cuanto hace que no visitamos un colegio, un hospital? No ayudamos a pintar un aula, a comprar últiles, donar calzado, frazadas…Siempre son mas solidarios los que menos tienen?

Bueno, tal vez, acabamos de darnos cuenta cuanto hace que no lo hacemos? Por algún lugar siempre se empieza! Entonces es bueno comenzar a hacerlo! Hay muchos barrios pobres, mucha injusticia social y muy mala distribución de las riquezas.

Alguna vez se preguntaron ? Cómo soportan, lo que más soportan?

Que ejemplo nos dan ellos ! Aquellos estudiantes que tan precariamente asisten a las escuelas con mucha voluntad, pero pensando seguramente, que por ser pobres tienen menos posibilidades de progreso.

Quizás podamos hacer algo por ellos. Pensemos en darles simplemente minutos de nuestro tiempo, mostrarles que nos importan, que queremos defender sus derechos, que seremos su propia voz y que pronto gracias a su esfuerzo podrán dejar de ser el centro de la necesidad.

Pensando honestamente, sabemos que a pesar de la solidaridad  no podremos cambiar la vida de alguien, pero sí tratar de hacérsela menos difícil.

No pensemos que los grandes cambios vendrán de nuestra mano, pero las acciones siempre serán bien recibidas.

Todos los cambios necesitan de un protagonista, hoy somos nosotros los que nos conmovemos y procuramos ayudar.

No hacen falta grandes o ambiciosos proyectos, sino  elegir el adecuado para cada situacion a la que nos propongamos llevar adelante.

La Solidaridad se trata de no olvidar, no dejar para después, no cerrar nuestros ojos. Estar siempre alerta, atentos… No hace falta que nos pidan! Busquemos en las miradas de nuestros semejantes. siempre habrá un indicio de necesidad, allí estaremos humildemente.

Qué mejor que ver las caravanas de autos llevando juguetes a los chicos o ver llegando ayuda a los inundados y saber que colaboramos con lo que pudimos.

En resúmen trataremos de  enfocarnos a la noble tarea de ayudar sin mirar a quien.

 

Una gran admiradora de todo el trabajo y empeño que hace Corriente Calida y en especial Cristina sanchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *